Hace 10 años, mi padre, que es una persona inquieta, empezó a crear muebles de madera rústicos. Con estos productos empezó a hacer markets en nuestra comarca “La Cerdanya”.  Con los años me incorporé en este mundo de la artesanía y surgió la idea de hacer cuadros de madera con fotografías de nuestra preciosa comarca, ya que pensamos: ¿por qué tener imágenes de sitios lejanos si tenemos paisajes extraordinarios en nuestro valle? Para ello contamos con la colaboración de un magnífico profesional, que sabe plasmar en sus fotografías la magia de la comarca.

 

A partir de aquí, Rústic abre una tienda en el pueblo de Puigcerdà, y queriendo hacer conocer nuestro producto más allá de nuestras montañas hemos empezado en el mundo de las redes para que otras personas vean lo que hacemos.

 

Todas las fotografías son de La Cerdanya, que se encuentra entre los pirineos catalanes y los pirineos franceses, donde existen paisajes fantásticos.